viernes, 6 de noviembre de 2015

CERRAJEROS VALENCIA

Hay cosas que solo se tienen en cuenta cuando faltan y una de ellas son las persianas. Y si no lo cree pregunte a cualquier persona que viva más allá de los Pirineos. Nos aíslan del sol, del ruido y de las inclemencias climáticas y nos permiten echarnos la siesta a media tarde y dormir hasta las doce. Además también nos dan privacidad y seguridad.
 Si ha llegado el momento de poner persianas en su casa hoy una serie de cuestiones que debería considerar, como son la estética, el precio o su funcionalidad. Los materiales estrella con los que se confeccionan hoy en día las persianas son dos y representan cada uno unas ventajas: el aluminio y el PVC.
El PVC es un material plástico por lo que a la hora de limpiar es más sencillo. Son resistentes y económicas. Por su parte, las de aluminio tienen la ventaja de que son aislantes, tanto del frío y del calor como del ruido. A la hora de su instalación, podemos decantarnos por las de cajetín de toda la vida y con un mecanismo manual o por las motorizadas, que cuentan con un pequeño motor eléctrico en su interior que hace que puedan subirse o bajarse apretando un botón, con las ventajas que eso conlleva.
Pero si lo que le preocupa es la seguridad, concretamente la de su negocio, debería apostar por las persianas comerciales. Este tipo de persiana supondrá para su local comercial un plus de seguridad y evitará posibles problemas con robos, altercados y vandalismo. El grado de protección se puede ajustar dependiendo del barrio, así como la estética de la persiana que puede amoldarse a la del edificio, enclave o local, convirtiéndose no solo en un elemento de protección, también en un elemento decorativo.

Pero si además de impedir que entren en su local quiere alejar sus objetos más valiosos de la vista debería pensar en instalar una caja fuerte. Las cajas fuertes le aseguran que podrá dormir tranquilo sabiendo que sus posesiones están a buen recaudo. Además, la tecnología ha avanzado tanto que ahora es posible hacer cajas fuertes de todos los tamaños imaginables (o casi) y los cerrajeros cuentan con jefes de obra de confianza que podrán esconderla en los lugares más insospechados de su casa o local comercial para alejarla de las miradas o manos indiscretas. Atrás queda lo de esconderlas detrás de un cuadro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario